El blog que hace la economía accesible a casi todos
Brexit- la prudencia para que no se rompa la Union
Integracion globalUn futuro por construir

Brexit: prudencia para que no se rompa la Unión.

Soy Luis Soldevilla, el hijo de Guzmán. Aunque ya he participado en algún video colgado en este blog (Ver Argumentos para que la Fed se dé o no prisa…), con este artículo me inicio en las publicaciones escritas.

Este verano la lectura de “Con un pan debajo del brazo” me ha dado algunas ideas para escribir, con la ayuda de mi padre, este artículo sobre el Brexit; espero que os guste.

El peligro de deshacer la integración internacional es gravísimo. Significaría romper una unión que ha llevado muchos años de entendimiento formarla y que además de haber sido clave para el desarrollo económico también ha supuesto el periodo más largo de paz para los países que la componen. Para la realización de esta unión ha sido necesario un cambio en las formas de pensar, en las culturas y en los sentimientos. Pero a este proceso no le han faltado obstáculos; uno de los más importantes ha sido el Brexit que supone una amenaza muy peligrosa para la Unión. Por eso la UE necesita tomar ciertas medidas para que esta tendencia no se extienda al resto de países (Ver: http://www.laeconomiasencilla.com/tag/integracion-global/)

Este aislacionismo no sería la primera vez que tendría lugar. Antes de la Segunda Guerra Mundial tanto EE.UU como el Reino Unido también se desentendieron del resto de países de Europa centrándose únicamente en sus propios problemas. Para explicarlo mejor os transcribo un párrafo de “Con un pan debajo del brazo” con el que queda suficientemente claro: Por un lado el senado americano se había negado a ratificar el tratado firmado por Wilson en París. Con él Estados Unidos se comprometía a apoyar a Francia en caso de ataque por el lado de Alemania. Si lo hubiera respaldado probablemente los hechos hubieran sido distintos Por la otra parte Inglaterra garantizaba el apoyo a Francia y Bélgica porque consideraba que una violación de sus fronteras podría amenazar su propia seguridad. Pero no hizo nada similar con los límites de Europa oriental, y por allí empezó la Segunda Guerra Mundial. De estas experiencias deberíamos aprender que el aislacionismo ya no tiene sentido en el mundo contemporáneo.

En este blog mi padre ya ha publicado algunos extractos de “Con un pan debajo del brazo” en los que intenta explicar algunos factores esenciales para la integración internacional (Ver link  http://www.laeconomiasencilla.com/tag/integracion-global/). En el caso del Brexit y de las negociaciones que vendrán a partir de ahora, a mi me ha parecido que vuelve a ponerse de manifiesto la necesidad del ejercicio de la prudencia.

Tras la elección de May como nueva líder del partido conservador dará comienzo las negociaciones informales. La UE intentará evitarlo por todos los medios, pues no querrá empezar a negociar antes de que el Reino Unido se haya acogido al artículo 50, a través del cual solicitaría oficialmente salir de la UE .

Una vez haya ocurrido esto, la Unión tendrá que meditar que tipo de medidas tomar con Gran Bretaña tras su separación. En este sentido existen dos posiciones muy claras y diferenciadas. Por un lado estaría la opción de aplicar medidas muy severas que en lo económico podrían concretarse en algunas como la negación del acceso al mercado común, la imposición de trabas a las exportaciones más restrictivas que las existentes con otros países europeos no pertenecientes a la UE o las restricciones a la libre circulación de ciudadanos británicos por toda la UE.

Por el contrario la UE podría optar por aplicar medidas más conciliadoras dejándole gozar de algunos privilegios mencionados a cambio de algunas condiciones, como por ejemplo una contribución al presupuesto de la UE.

Cada una de estas dos medidas tienen sus pros y sus contras. Actuar con medidas severas, es decir, negando al Reino Unido todo privilegio que un miembro de la UE pueda tener, podría parecer acertado porque disuadiría la salida de otros países de la UE. Pero al miso tiempo los inconvenientes son también muchos. Estas medidas cerrarían definitivamente la puerta a una nueva entrada de Gran Bretaña en la UE. Este punto es especialmente importante al tratarse de un país con el poder económico, la cultura, la historia y el prestigio del Reino Unido al que seguramente no sería conveniente que la UE diera la espalda.

Actuar con medidas conciliadoras podría tener la ventaja de que para muchos países de la UE el Reino Unido es uno de los principales países a donde van destinadas la mayoría de sus exportaciones. Además también sería importante porque no cerraría definitivamente la puerta a un futuro regreso de Gran Bretaña a la UE. Pero las consecuencias negativas serían más importantes que las positivas. No hay que olvidar que las fuerzas disgregadoras en otros países de la UE son muy relevantes, especialmente en Francia país sin el cual no tendría sentido la UE, y que la tentación de seguir los mismos pasos que Gran Bretaña sería muy alta.

Después de todo, la solución no es fácil. Una cosa sí está clara: de nuevo será fundamental que los dirigentes de la UE y Gran Bretaña se enfrenten a este proceso con grandes dosis de prudencia. En cualquier caso, en mi opinión, ante la duda siempre deberá evitarse que otros países caigan en la tentación de seguir los mismos pasos que el Reino Unido. Además esta respuesta sería muy natural al ver que Gran Bretaña obtiene sin contrapartida privilegios que ellos tanto les costó obtener. Si para esto hay que negar al Reino Unido las ventajas propias de países de la UE quizás no haya más remedio que hacerlo. La gran mayoría de los europeos hubiéramos querido que Gran Bretaña permaneciera dentro de la UE, pero más de la mitad de los votantes del Reino Unido no quisieron. Ahora deberán afrontar las consecuencias que no son fruto de revanchismos ni venganzas, más bien son mecanismos de defensa de la unidad de la UE.

Este artículo tiene 1 comentario

  1. José Francisco Toscano Borbón

    Si, la economía es muy sencilla; lo cabrón está en quienes, valiéndose de la ignorancia general, la manipulan para crear burbujas como la hipotecaria del 2008, en EEUU .

Libro Con un pan debajo del brazo